Acciones

Unión Progreso y Democracia

De EnciclopediaGuanche

{{Ficha de partido político | nombre = Unión Progreso y Democracia | color = #E9008C | logo = UPYD2018.svg | líder = |thumb|UPYD logo 2018 (transparente)]]|UPYD logo 2018 (transparente)]] | presidente = no | tipo_superior_1 = Portavoz | superior_1 = Cristiano Brown | fundación = 29 de septiembre de 2007 | disolución = 6 de diciembre de 2020[1] | sucesor = Ciudadanos, Centrados y La Rioja en Marcha[2][3] | ideología = Plantilla:Nowrap

Unión Progreso y Democracia fue un partido político español fundado por la exmilitante del PSOE Rosa Díez, el catedrático y expresidente del Foro Ermua Mikel Buesa, Carlos Martínez Gorriarán, Fernando Savater, Juan Luis Fabo y Arantza Aranzábal. También recibió el apoyo del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y del dramaturgo Albert Boadella.

UPyD tuvo representación en el Congreso de los Diputados en la IX y X legislaturas. En las elecciones generales de 2008, consiguió un solo escaño por la circunscripción de Madrid en la persona de su cabeza de lista y exeurodiputada del PSOE, Rosa Díez, obteniendo un total de 306 079 votos (1,19 %) y convirtiéndose en la sexta fuerza política de España. En las elecciones generales de 2011, UPyD se convirtió en la cuarta fuerza política al recibir 1 143 225 votos (4,70 %) y alcanzó 5 escaños, con los que formó grupo parlamentario propio.[4][5][6][7] Sin embargo, UPyD perdió toda su representación en las Cortes Generales en las elecciones generales de 2015, convirtiéndose en la undécima fuerza política con 155 153 votos (0,62 %). En las elecciones generales de 2016 tampoco lograron su objetivo de volver a tener representación en las Cortes Generales al conseguir tan solo 50 247 votos (0,21 %); un resultado tres veces peor al obtenido seis meses atrás.[8]

En las elecciones generales del 28-A de 2019 no se presentaron y pidieron el voto para la candidatura de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía.[9]

De cara a las Elecciones al Parlamento Europeo de 2019 no se presentaron y pidieron el voto para la candidatura de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, y algunos de los miembros de UPyD fueron como independientes en las listas.[10]

En las elecciones generales del 10-N de 2019 UPyD acordó entrar en las listas dentro del partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía[11] y actualmente sería Cristiano Brown el siguiente de la lista en entrar en el congreso en caso de una dimisión en Ciudadanos.[12]

Desde Unión Progreso y Democracia anunciaron que de cara a Elecciones al Parlamento Vasco de 2020, Elecciones al Parlamento de Galicia de 2020 y Elecciones al Parlamento de Cataluña 2020 concurrirían dentro de la candidatura que integre Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía. De cara a estas tres elecciones autonómicas Ciudadanos, Unión Progreso y Democracia, Unión de Ciudadanos Independientes y Coalición de Centro Democrático acordaron ir juntos a nivel autonómico a estas elecciones. Unión Progreso y Democracia, Unión de Ciudadanos Independientes y Coalición de Centro Democrático no se presentaron a estas elecciones y algunos de los miembros de UPYD fueron como independientes dentro de la lista de Ciudadanos.

El 20 de marzo de 2019, diversos medios de comunicación avanzaron la posibilidad de que Cristiano Brown se incorporaría, sin dejar su militancia en UPyD, a la lista de Ciudadanos para las Elecciones al Parlamento Europeo de 2019, circunstancia que se vio corfirmada el día 4 de abril cuando se anunció que iría en el puesto número 11 de la candidatura encabezada por Luis Garicano.

El 18 de noviembre de 2020, una juez ordena la disolución del partido y su borrado del registro de partidos políticos al no tener la solvencia económica para saldar la deuda contraida con una extrabajadora. El partido anunció recurrir la sentencia. Pero finalmente tomaron la decisión de no hacerlo declarando oficialmente su disolución el 6 de diciembre del 2020, coincidiendo con el día de la Constitución haciendo un guiño a la regeneración democrática. [13]

De 2019 a 2020 la mayoría de sus afiliados y cargos se pasaron a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía. Previamente en 2015 a través de Plataforma Encuentro[14] [15] se integraron muchos militantes y cargos en Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, por lo tanto de alguna manera se considera a Ciudadanos continuador de UPyD al igual que a las escisiones territoriales de Centrados Segovia y La Rioja en Marcha.

Origen

El origen de UPyD se encuentra en el giro hacia la derecha de algunos sectores del Partido Socialista de Euskadi (federación vasca del Partido Socialista Obrero Español) y Euskadiko Ezkerra (antiguo partido independentista y nacionalista vasco que terminaría convirtiéndose en autonomista y defensor de la unidad de España), en el marco de la violencia armada independentista de ETA y la represión política contra el independentismo tuviera o no que ver con la violencia terrorista. De este modo unos sectores terminarían integrándose en el derechista y conservador Partido Popular (el caso de Edurne Uriarte) y otros impulsarían Unión Progreso y Democracia.

El sábado 19 de mayo de 2007 se reunieron 45 personas en Donosti con el objetivo de debatir sobre la necesidad y posibilidad de crear un nuevo partido político que haciendo frente al bipartidismo se situara entre los dos principales partidos a nivel estatal: el PP y el PSOE. En la reunión, la mayoría de los presentes eran vascos, muchos de ellos con una larga experiencia en organizaciones políticas, sindicales y cívicas, en muchos casos procedentes del ámbito de la izquierda (fundamentalmente del PSOE), pero también de tradición de derecha liberal (incluyendo algunos sectores del Partido Popular). Después de dicha reunión, tomaron la decisión de poner en marcha un proyecto político de ámbito estatal.

Para ello lo primero que se hizo fue crear una asociación, Plataforma Pro. Para ello se dieron charlas de presentación del proyecto por toda España exponiendo los objetivos del partido que se crearía, entre los que destacaban:

la lucha contra ETA y cualquier tipo de terrorismo; la regeneración de la democracia en España; la oposición al nacionalismo periférico; la reforma de la Constitución. Su objetivo sería reforzar las libertades ciudadanas y la igualdad, que a su juicio estaban amenazadas por la descentralización autonómica. Para ello proponían homogeneizar las legislaciones autonómicas procediendo a la recentralización de competencias en el Estado central.


Entre los miembros o colaboradores de dicha Plataforma se encontraban el filósofo Fernando Savater, el portavoz de ¡Basta Ya!, Carlos Martínez Gorriarán, o la ex eurodiputada socialista Rosa Díez. Esta última, anunció su abandono de las filas del PSOE en agosto de 2007 para involucrarse definitivamente en el proyecto.80​ Otros grupos que manifestaron su apoyo a la Plataforma fueron la asociación Ciutadans de Catalunya (germen del partido Ciudadanos), en especial sus miembros Arcadi Espada, Albert Boadella y Xavier Pericay, y la Iniciativa Ciudadana ¡Basta Ya!, de la que proceden muchos de sus promotores; asimismo también se integraron en ella unos cincuenta miembros de Socialistas en Positivo, una corriente crítica dentro del PSC.

Ideología

Posicionamiento oficial

Mitin en Móstoles. Rosa Díez.

Ideológicamente, UPyD no se definía como de izquierdas o de derechas y entre su masa electoral se recogían tanto votantes desencantados del Partido Socialista como votantes con afinidad por la derecha política. UPyD, a la hora de situarse en el espectro político izquierda-derecha, se autodefinía como un partido progresista situado simultáneamente en el centro político y en la transversalidad, incorporando conceptos e ideas de ambos ejes políticos. [16][17] Según declaró su portavoz Rosa Díez, la formación era «progresista y transversal: tenía gente de izquierdas y de la derecha liberal».[18] Afirmaron como señas de identidad adicionales:

  • El «centralismo en parte», definiéndolo como «la centralización política de competencias como la educación, la sanidad, la gestión del agua y la gestión de los transportes en el marco de un Estado unitario fuerte con otras competencias políticamente descentralizadas en las comunidades autónomas».
  • El «constitucionalismo», definiéndolo como «la defensa del Estado de derecho español a través del cumplimiento de la Constitución española de 1978 en las regiones en las que se vulnera y se discrimina a los ciudadanos no nacionalistas y, al mismo tiempo, a través de una modificación de los artículos instrumentales de la Constitución para lograr que sus artículos innegociables —aquéllos que proclaman la libertad, la igualdad, la cohesión, la separación de poderes y la protección de todos los ciudadanos españoles ante una justicia independiente— sean efectivos».
  • La «democracia liberal», definiéndola como «el sistema de gobierno que mejor coordina el poder con los derechos individuales».
  • El «europeísmo», definiéndolo como «el deseo de avanzar hacia un verdadero federalismo europeo con el concepto de ciudadanía como pilar fundamental».
  • El «laicismo», definiéndolo como «la defensa de un Estado laico, es decir, neutral ante todas las creencias religiosas y también ante la creencia de los que no creen en ninguna religión», pero manifestando una oposición hacia «el islam y cualquier otra religión que no sea respetuosa con los derechos humanos y el sistema jurídico español».
  • El «monarquismo», definiéndolo como «la defensa de la Monarquía Española en la medida que cumpla su función y sea una monarquía austera, transparente y ejemplar»
  • El «no nacionalismo», definiéndolo como la oposición a lo que desde el partido denominaban nacionalismo obligatorio, y referido siempre al nacionalismo periférico.
  • El «patriotismo español», definiéndolo como «la defensa de los valores comunes —la justicia, la libertad y la igualdad— y de la lealtad entre conciudadanos».
  • El «radicalismo», definiéndolo como «el deseo de transformar la política a fondo y de fondo desde las instituciones». Es decir, recuperando ideas procedentes de la tradición del republicanismo radical de Alejandro Lerroux, pero desde posturar monárquicas.
  • El «social liberalismo», definiéndolo como «el apoyo a una economía de libre mercado sujeta a intervenciones parciales del Estado para corregir sus ineficiencias en el terreno social, compatibilizando así el Estado del bienestar con las libertades individuales». Rosa Díez ha detallado que «el social liberalismo era la doctrina política que mejor definía a UPyD porque el partido aunaba elementos del liberalismo político y la socialdemocracia».

Fuentes externas

UPyD ha sido calificado por varios politólogos y medios de comunicación como la Encuesta Social Europea o los periódicos británicos Financial Times y The Economist​ como un partido de centro, aunque tambiñen ha sido situado en el centroderecha (por ejemplo, por parte de la Encyclopædia Britannica) y excepcionalmente en el centroizquierda por la politóloga Donatella Maria Viola.

El politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca, profesor titular de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, postuló que UPyD pretende combatir «el nacionalismo vasco y catalán no con argumentos, sino con una buena dosis de nacionalismo español», les reprochó que identifiquen el Estado de derecho, que es neutral en cuanto a la organización territorial del poder, con la igualdad de derechos en todo el territorio estatal y criticó su apuesta por una ley electoral que «impida a los partidos nacionalistas periféricos tener una importante presencia en el Parlamento español» porque, a su juicio, luchar contra los nacionalismos con reformas institucionales significaría «sacrificar los elementos más esenciales de nuestra democracia». Sánchez-Cuenca concluyó afirmando que «la mercancía ideológica de UPyD parece claramente averiada». El partido ha sido tildado de nacionalista español, además de por Ignacio Sánchez-Cuenca, por el periodista Javier Ortiz, algunos escritores como Mónica Dorange, José Ramón Montero e Ignacio Lago, Jean-Pierre Cabestan y Aleksandar Pavković,​ así como por la asociación académica Consorcio Europeo para la Investigación Política (European Consortium for Political Research). UPyD ha defendido posturas comunes con el nacionalismo español como el hecho de negar la existencia de naciones diferenciadas en el estado al afirmar que "la nación española es la única nación que existe en España",​ la utilización por ley de los topónimos en español de las provincias, ciudades, municipios y accidentes geográficos en las comunidades autónomas con lengua cooficial,​ la modificación de la Constitución española para que no haya ninguna distinción entre nacionalidades y regiones​ y la restitución de Gibraltar a la soberanía española. La defensa de políticas represivas contra los nacionalismos periféricos, incluyendo la ilegalización de formaciones políticas o la clausura y prohibición de medios de comunicación acercaba a UPyD a posiciones propias de la derecha conservadora o incluso la extrema derecha.

Por otro lado Gotzone Mora, tras militar en el PSE-EE pasó a pedir el voto para el PP, afirmó que «los postulados de UPyD ya los defiende el PP»,​ acusando así a UPyD de ser un «"submarino" del PSOE».

Varios de los intelectuales vinculados a UPyD procedían de la revista Claves de razón práctica, integrada dentro del Grupo PRISA y que inicialmente vinculada al PSOE terminó defendiendo planteamientos propios de la derecha liberal, con una concepción individualista de las libertades y de la democracia en consonancia con postulados tradicionales del liberalismo así como del neoliberalismo.

Relaciones con Ciudadanos y crisis de UPyD

Desde el mismo momento en que se anunció su creación, se barajó su posible fusión con el partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (C's), debido a la similitud de sus fines y objetivos y de su discursos, si bien C's lo planteaba como una coalición. En el segundo congreso del partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (C's), la candidatura favorable a una fusión encabezada por Luis Bouza-Brey y secundada por los intelectuales Arcadi Espada y Albert Boadella, entre otros, fue derrotada por la encabezada por Albert Rivera, que deseaba mantener la marca electoral en Cataluña y no llevar a cabo una fusión.​ Así, muchos de los militantes originales de UPyD en Cataluña fueron militantes que abandonaron las filas de C's después de la celebración de su II Congreso en 2007 y la derrota en el mismo de la candidatura denominada Regeneración Democrática, lista opositora a la de Albert Rivera en dicho Congreso liderada por Bouza-Brey.

Sin embargo, UPyD Cataluña sufrió varias crisis durante el mes de diciembre, que culminaron con la dimisión en bloque del comité electoral provincial de Barcelona, presidido por Luis Bouza-Brey,​ que provenía de C's a través de Regeneración Democrática.

Finalmente el día 25 de octubre de 2007 se celebró una reunión entre los dirigentes de ambos partidos, en la cual UPyD le comunicó a C's su intención de ir en solitario a las elecciones generales de 2008. Esta decisión se debió, según UPyD, a considerar a C's un partido de «ámbito catalán», con una ideología de «centro-izquierda», y por unas declaraciones del redactor de su ideario, Francesc de Carreras, en las que manifestaba su apoyo a un referéndum consultivo sobre la independencia de Cataluña, siguiendo los principios expresados por el Tribunal Supremo de Canadá sobre Quebec en 1998. Pese a ello UPyD dejó la puerta abierta a una futura colaboración entre ambos partidos, pero no en forma de fusión o coalición.​ Dichas elecciones dieron como resultado 27.512 votos en Cataluña para C's y 6.252 para UPyD.

Mientras Ciudadanos no lograba apenas traspasar el ámbito de Cataluña, UPyD no conseguía apenas apoyo en dicho territorio, mientras que su crecimiento en el resto de territorios fue menor del esperado. En las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 Ciudadanos sorpresivamente acudió junto con el partido de derecha conservadora y euroescéptico Libertas, formando la coalición Libertas-Ciudadanos de España, obteniendo en toda España apenas 22.903 votos (0,14% del total de votantes), mientras que UPyD logró 451.866 votos (2,85%) y un eurodiputado en la persona de Fernando Sosa-Wagner. A pesar de tener una mayor implantación territorial, los apoyos de UPyD eran desiguales en los distintos territorios, teniendo más peso en Madrid (6,32% de los votos y 8 diputados autonómicos en las Elecciones a la Asamblea de Madrid de 2011), pero apenas superando el 2% y un sólo diputado en el País Vasco, precisamente el lugar donde surgió UPyD. El discurso centralista y ocupado fundamentalmente por la cuestión vasca prácticamente no encontraba apoyos en dicho territorio, pero sí en Madrid, donde se percibía la existencia del nacionalismo vasco en Euskadi como una amenaza para la unidad de España. La utilización por parte de Rosa Díez del gentilicio gallego como insulto causó malestar en algunos territorios de Galicia, territorio en el que, de todas formas, UPyD no tenía apenas apoyos [19].

Aún así, en su conjunto, las candidaturas de UPyD tuvieron un cierto apoyo en las Elecciones generales de España de 2011, obteniendo 1.143.225 votos (4,70%) y 5 diputados. La ley electoral, fundamentalmente la circunscripción provincial, penalizó al partido obteniendo una representación inferior a los apoyos recibidos, sin embargo, los portavoces de esta formación argumentaron erróneamente que la ley electoral premiaba a los partidos nacionalistas periféricos frente a los partidos de ámbito estatal, poniendo el ejemplo de los 1.015.691 votos, menos que UPyD, que le valieron 16 diputados a Convergencia i Unió). Sin embargo en la práctica incluso Convergencia i Unió resultaba perjudicada por la ley electoral aunque en menor medida que UPyD. Todo ello se debe a que buena parte de los votos de UPyD provenían de provincias poco pobladas en las que prácticamente toda la representación quedaba en manos de los dos partidos más votados en dichas provincias, es decir, PP y PSOE, los verdaderos beneficiarios del sistema electoral. UPyD por otro lado, obtenía más apoyos en elecciones generales que en otros ámbitos territoriales, viéndose fuera de la mayor parte de los parlamentos autonómicos por falta de votos a excepción de Madrid, Asturias y País Vasco.

El 1 de noviembre de 2013, en el segundo congreso de UPyD, el filósofo y escritor Fernando Savater declaró que "No debemos huir, por personalismos, de unirnos con otros partidos" en clara alusión a unirse con C's. Rosa Díez, en una entrevista en Onda Cero tres días después, volvió a rechazar tajantemente cualquier tipo de pacto con C's: "se acabó, no hay más que hablar".

En el seno de UPyD cada vez comienzan a haber más críticas a la dirección de Rosa Díez, a la que acusan de personalista y caudillista. Así Francisco Sosa Wagner escribió en 2014 que «UPyD debería liberarse de las prácticas autoritarias que desembocan en la expulsión constante de afiliados o en su sepultura en vida cuando deciden permanecer en sus filas acogidos a un ominoso silencio». «Unas prácticas que se dan en todos los partidos políticos y que en el caso de UPyD se traducen en bajas o expulsiones continuas de afiliados o condenas al silencio cuando se discrepa de la dirección»

Diversos miembros, impulsores y antiguos candidatos del partido han abandonado la organización por discrepancias con la dirección de la misma y han criticado entre otras cuestiones su actitud, que han calificado como discriminadora con las voces críticas. Entre ellos se encuentran Mikel Buesa, Nicolás de Miguel, José Manuel Vidal y José Canedo.

Ciento cincuenta exmilitantes de UPyD criticaron que, en su opinión, la formación se ha convertido en un instrumento al servicio de los intereses personales de su líder, Rosa Díez, y lo calificaron de fraude en un manifiesto conjunto.

En 2014, el político de UPyD Francisco Sosa Wagner abogó por un acercamiento a Ciudadanos, lo que generó debate interno dentro del partido liderado por Rosa Díez. Tras las elecciones autonómicas andaluzas de marzo de 2015, varios miembros de UPyD abandonaron la formación para integrarse en Ciudadanos. En 2015 tras las elecciones autonómicas andaluzas de marzo de 2015 se crea Plataforma Encuentro con miembros de UPyD que estaban de acuerdo con integrarse en Ciudadanos.

Pese a la crisis política que ya vivía, en las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 UPYD mejora sus resultados, obteniendo 1.022.232 votos (6,51%) y elevando el número de eurodiputados de 1 a 4. La mayor parte de los votos se concentraban en Madrid (10,6% de los votos en esta comunidad), Murcia (9,5%) y La Rioja (9%) siendo precisamente los territorios con mayor peso del nacionalismo periférico donde UPyD lograba menos apoyos, esto es País Vasco (3,3%), Navarra (4,6%), Galicia (3,5%) y en último lugar Cataluña (1,3%). Ello era una paradoja en un partido que centraba una parte de su discurso en la oposición al nacionalismo periférico y que decía representar a la ciudadanía que en dichos territorios luchaba contra la hegemonía nacionalista.

Pese a este relativo éxito electoral, se dio la circunstancia en esas mismas elecciones de la entrada en el Parlamento Europeo, ahora sí, de Ciudadanos con 2 eurodiputados (497.146 votos, 3,16%), de nuevo concentrados en Cataluña (con el 6,3% de los votos de este territorio), pero también mejorando los resultados en Madrid (4,8% de los votos de este territorio, muy por debajo del 10,6% de UPyD). Pero hubo otro elemento fundamental que determinaría el posterior sorpasso de Ciudadanos a UPyD: la aparición sopresiva de Podemos, un nuevo partido de izquierda populista con 5 eurodiputados (1.253.837 votos, 7,98%). Ello puso en alerta a sectores empresariales que señalaron la necesidad de crear "un podemos de derechas" [20]. Ciudadanos era el partido idóneo para esa operación frente a un UPyD cada vez más dependiente de las decisiones personales de su líder Rosa Díez, por lo que fueron promocionados mediáticamente para las Elecciones al Parlamento de Andalucía de 2015 donde obtuvieron 9 escaños y un 9.24 % los votos. Ciudadanos dejaba de ser así un partido de ámbito exclusivamente catalán. Así en las elecciones generales de España de 2015, celebradas unos meses después, UPyD cae hasta el 0,62% de los votos (155.153 votos), perdiendo toda la representación el el Congreso de los Diputados, mientras que Ciudadanos ascendía al 13,94% de los votos (3.514.528 votos), entrando con 40 diputados.

De 2019 a 2020 la mayoría de sus afiliados y cargos se pasaron a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía. Previamente en 2015 a través de Plataforma Encuentro72​ 73​ se integraron muchos militantes y cargos en Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, por lo tanto de alguna manera se considera a Ciudadanos continuador de UPyD, si bien cuando se produce el ascenso de Ciudadanos estos obtienen muchos más apoyos electorales de los que nunca tuvo UPyD.

En Canarias

UPyD obtuvo muy pocos apoyos en Canarias, si bien dentro del conjunto de los partidos minoritarios tuvo una cierta presencia. En las elecciones al Parlamento de Canarias de 2011 UPyD logró 9.069 votos, un 0,97%. Tenía más fuerza en Gran Canaria, con un 1,52% (4.761 votos), cayendo a 7.819 votos (0,84%) en las elecciones al Parlamento de Canarias de 2015, sin obtener representación en ninguna de las dos citas electorales.

En cuanto a elecciones generales, en las de 2008 en Canarias UPyD obtuvo 3.577 votos (0,36%), ascendiendo notablemente a 24.524 votos (2,64%) en las elecciones generales de 2011. En las Elecciones al Parlamento Europeo de 2014 UPyD ascendió hasta el 6,9% de los votos en Canarias, lo cual era ya un resultado a tener en cuenta, pese a la escasa participación de esa cita electoral.

En las elecciones municipales de 2011 UPyD obtuvo un total de 6.738 votos (en el conjunto de candidaturas municipales en aquellas localidades en las que presentaron candidatura), obteniendo 2 concejales, una en Tuineje (Fuerteventura), donde obtuvo 306 votos (5,09%) (la concejala electa, María del Pilar Rodríguez, sería expulsada del partido por dar la alcaldía a Coalición Canaria [21], y otro en Santa María de Guía (Gran Canaria), donde obtuvo 557 votos (6,39%) siendo electo su cabeza de lista Nicolás Pérez.

Referencias

  1. https://www.vozpopuli.com/espana/upyd-disolucion-politica_0_1416758793.html
  2. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  3. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  4. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  5. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  6. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  7. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  8. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  9. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  10. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  11. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  12. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  13. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  14. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas elmundo_2015-04-17
  15. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas elcomercio2015-04-12
  16. Error en la secuencia de órdenes: no existe el módulo «Citas».
  17. "UPyD ofrece entendimiento a través del transversalismo, que bien pueden servir sin necesidad de inclinarse a un lado o a otro, ya que todos tienen algo positivo que aportar y la formación magenta sabe bien sintetizar lo mejor de cada idea, ofreciendo un dulce cóctel al ciudadano", UPyD
  18. Rosa Díez abre las puertas del nuevo partido a la "derecha liberal", Libertad Digital
  19. El BNG pide reprobar en el Parlamento las declaraciones de Rosa Díez por su uso del término gallego como "insulto", Europa Press
  20. El Periódico: Josep Oliu propone crear "una especie de Podemos de derechas"
  21. UPyD expulsa y pide el acta a su edil electa en Tuineje que pactó con CC y PP